Loading
Español | English  
Conoce tu Enfermedad
¿Qué es la Obesidad?

La obesidad es considerada una enfermedad crónica tratable. Se produce cuando existe un exceso de tejido adiposo o también conocido como grasa, que se acumula en el cuerpo.

Aunque la obesidad es una condición clínica individual, ésta se ha convertido en un serio problema de salud pública que cada día va en aumento, de hecho se le define como la epidemia del siglo XXI.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la obesidad cuando el IMC o índice de masa corporal, que es el cálculo entre la estatura y el peso del individuo, es igual o superior a 30 kg/m².1 También se considera signo de obesidad un perímetro abdominal aumentado en hombres mayor o igual a 102 cm y en mujeres mayor o igual a 88 cm.

Al margen del problema que de por sí representa la obesidad, los estudios demuestran que sus efectos más negativos se producen porque actúa como un agente que exagera y agrava a corto plazo y de forma muy evidente patologías graves como la diabetes, la hipertensión, las complicaciones cardiovasculares (especialmente la cardiopatía isquémica), e incluso algunos tipos de cáncer como el de mamas y colon.

Se sabe además que el peso corporal excesivo predispone para varias enfermedades, tales como: Apnea del sueño, osteoartritis, derrames cerebrales, entre otras.

En la actualidad 97 millones de estadounidenses, que representan más de una tercera parte de la población adulta de ese país, padecen de sobrepeso u obesidad. Se calcula que entre 5 a 10 millones de ellos sufren de obesidad mórbida y que cada año mueren, como mínimo 2,6 millones de personas a causa de la obesidad o el sobrepeso.

Cifras revelan que Venezuela se ubica actualmente en el 6to lugar de la tabla de países con mayor índice de obesidad. Pero aún más alarmante es que Euro Monitor calcula que para el año 2020, Venezuela estará en el primer lugar de América Latina.

Causas
La mayoría de los casos de obesidad son de origen multifactorial. Se reconocen factores genéticos, metabólicos, endocrinológicos y ambientales. Sin embargo, la obesidad exógena o por sobrealimentación constituye la principal causa.
 
Entre los factores ambientales destacan tanto el aumento de la ingesta de alimento como la reducción de la actividad física.

Además, los trastornos psicológicos provocados por el mundo moderno, así como el sedentarismo y la presión social y comercial para ingerir alimentos excesivamente calóricos parecen ser los factores más importantes que justifican la presencia de este flagelo hoy en día.

Hay que destacar que el desconocimiento de conceptos básicos de nutrición agrava aún más el problema.

Tipos de obesidad
La obesidad se clasifica en dos tipos: central o androide y periférica o imoide.

La primera es la más peligrosa dado que puede conllevar importantes complicaciones patológicas. La obesidad central localiza la grasa en el tronco y predispone a sufrir complicaciones metabólicas (especialmente la diabetes tipo 2 y las dislipemias).

Por su parte, la obesidad periférica acumula los depósitos de grasa de la cintura para abajo, lo que genera fuertes problemas de sobrecarga en el área de las articulaciones.

Obesidad mórbida.
La obesidad mórbida (OM) es una de las enfermedades más características de nuestro tiempo, sobre todo por el número de complicaciones que ésta trae consigo asociadas.

Regularmente, a la OM se le define como la condición en la cual la persona pesa 45 Kg o más por encima de su peso corporal ideal o tiene un Índice de Masa Corporal de 40 o más.

Una complicación importante que genera la obesidad es la apnea del sueño, que se caracteriza por períodos en los que la persona no respira y despierta ahogado. Como no descansa durante la fase de sueño, presentan episodios de somnolencia durante el día, se duerme incluso manejando o desarrollando actividades diarias, provocando situaciones de riesgo personal o incluso incomodidad en el ambiente laboral.

Igualmente los pacientes con OM tienen menor fertilidad, las mujeres sufren de trastornos menstruales y una incidencia mayor de algunos cánceres como el de mama y uterino. Muchos obesos mórbidos tienen dificultad para establecer una relación de pareja adecuada por el alto grado de inseguridad que les genera su enfermedad, además de cierto grado de sanción social que experimentan, pues en general no son bien aceptados por el medio, incluso por su familia. La realidad es que el obeso suele ser una persona relegada socialmente.

Para tratarla es necesario el empleo de la cirugía, ya que las dietas no surten ningún tipo de efecto.

¿Cómo saber si es Obeso?
La obesidad se determina de acuerdo varios parámetros pero el más utilizado es el denominado índice de masa corporal, IMC, que es una relación que se establece entre el peso y la talla.

El IMC constituye la medida poblacional más útil del sobrepeso y la obesidad, pues la forma de calcularlo no varía en función del sexo ni de la edad en la población adulta. No obstante, debe considerarse como una guía aproximativa, pues puede no corresponder al mismo grado de gordura en diferentes individuos.

Tabla de Pesos
Tipos de Intervenciones Quirúrgicas

Dieta, modificación de hábitos de vida y ejercicio regular son los elementos que en la mayoría de los casos definen el camino del paciente que busca alternativas no quirúrgicas.

Sin embargo, se calcula que menos del 5% de las personas que participan en programas de reducción de peso por medios alternativos a la cirugía pierden una cantidad de peso significativa y mantienen esa pérdida durante un largo tiempo. La gran mayoría de los pacientes deben acudir a pabellón para buscar una solución a su crisis de obesidad.

Existen dos grandes grupos de técnicas quirúrgicas:

Técnicas Restrictivas
Técnicas Mixtas
Switch Duodenal
 
¿Quiénes se benefician de la cirugía para la obesidad?

En general todo paciente con una obesidad severa (más 45Kg de exceso de peso o 40 Kg/Mt2 de IMC) es un candidato óptimo para la cirugía bariátrica.

Los pacientes que tienen menos exceso de peso, pero que presentan otras morbilidades como hipertensión, diabetes, síndrome metabólico, entre otros, se benefician ampliamente de la cirugía bariátrica, no sólo porque se mejora su condición de obesidad sino se mejoran esas comorbilidades.

La cirugía bariátrica mejora la diabetes tipo 2 en más de un 80%, y la hipertensión en más de 70%. Los pacientes que tienen diabetes tipo 2, desde hace menos de diez años y que para su control no ameritan el uso de insulina, tienen una posibilidad de cura de la diabetes a largo plazo que es muy prometedora para los próximos años. Los resultados obtenidos con cirugías bariátricas han permitido hacer proyecciones acerca del tratamiento directo de estas enfermedades sin necesidad de que el paciente sea obeso, por eso al nombre de cirugía bariátrica se ha añadido el de cirugía metabólica.

Si no está seguro cual puede ser el procedimiento adecuado para usted consúltelo con su cirujano bariátrico y él le recomendará el mejor procedimiento para usted, así sea una BANDA GÁSTRICA AJUSTABLE, un BYPASS GÁSTRICO LAPAROSCÓPICO o una MANGA GÁSTRICA LAPAROSCÓPICA. Hemos incorporado un nuevo procedimiento, la PLICATURA GASTRICA, la cual representa muy buenos prospectos en la cirugía bariátrica dado que no hay cortes del estómago o el intestino, tiene menos complicaciones graves y resultados excelentes.

Para más información haga click en cualquiera de los procedimientos quirúrgicos.

Su vida después de ser intervenido

Después de la cirugía su vida experimentará cambios bastante trascendentes. Esto varía en cierto modo de acuerdo al tipo de cirugía a que Ud. se halla sometido. Tras la intervención será necesario un correcto comportamiento del paciente, donde la motivación y la cooperación marquen el día a día.

Recuerde que el estómago se reducirá a un tamaño mucho menor y, como resultado, la cantidad de alimento que puede comer es muy limitada. A fin de asegurar una buena nutrición y salud, también debe prestar mucha atención al tipo de alimento que ingiere, dado que ciertos alimentos que quizás eran bien tolerados antes de la cirugía, posterior a la misma pueden causar malestar.

Discutir su dieta con un nutricionista tanto antes como después de la cirugía bariátrica puede prepararlo para hacer elecciones saludables e informadas en relación con los alimentos que debe consumir. Mantener una adecuada ingesta de proteínas, minerales y vitaminas, junto a una dieta estricta y una actividad física regular serán la clave del éxito de su operación.

Acá compartimos algunos simples consejos para el logro de sus objetivos:
Consejos para una buena alimentación

  1. Elija alimentos con poca grasa.
  2. Reduzca en consumo de azúcar.
  3. Reparta su alimentación en 5 comidas al día: desayuno, media mañana, comida, merienda y cena.
  4. No alterne períodos de ayuno con comidas abundantes.
  5. No coma entre comidas.
  6. Coma sentado, despacio y mastique muy bien los alimentos. Dé bocados pequeños, con pequeñas cantidades.
  7. Entre bocado y bocado deje los cubiertos sobre la mesa.
  8. Coma en un lugar concreto, no coma caminando, en lugares improvisados o de paso.
  9. Mientras coma no lea ni vea la televisión.
  10. Disminuya el consumo de carnes rojas y aumente el de pescados.
  11. Consuma verduras y hortalizas en abundancia.
  12. Tome de 2 a 3 piezas de fruta al día.  Evite aquellas con abundante contenido en azúcar: plátano, uvas, higos, cerezas, nísperos, chirimoyas.
  13. Beba abundante agua, entre 1.5 y 2 litros al día.
  14. Evite o limite el consumo de alimentos fritos o cocinados con excesiva grasa.
  15. Esconda los alimentos ricos en calorías.
  16. Tenga a mano tentempiés más saludables: verduras, lácteos desnatados, fruta.

Consejos para realizar la compra

  1. Compre sin tener hambre.
  2. Con la lista hecha previamente.
  3. Vaya con frecuencia a la tienda (despierta menos interés por las novedades o diseños atractivos).
  4. Evite platos preparados o precocinados.

Consejos para preparar la mesa

  1. Al momento de cocinar, retire toda la grasa visible de las carnes o la piel del pollo.
  2. Utilice formas de cocinar sencillas, que no requieran mucho aceite: plancha, grill, horno, microondas.
  3. La cocción al vapor con la olla a presión permite cocinar con poca agua y se preservan todas las propiedades de los alimentos.
  4. Para cocinar carnes y pescados envuélvalas en papel de aluminio, así se cocinan en su propio jugo, conservándose tiernos y gustosos, sin necesidad de añadirle grasa.
  5. Cuando haga estofados, prepárelos con antelación. Déjelos enfriar en la nevera y retire la capa de grasa con una cuchara o espátula. De esta manera conserva el sabor sin apenas grasa.
  6. Cuando elabore vinagretas, invierta la proporción habitual de tres partes de aceite por una de vinagre a tres partes de vinagre por una de aceite. Para que el sabor no sea tan ácido utilice vinagre de sabores (de manzana, de frambuesas, etc.).
  7. Si necesita utilizar alguna salsa para añadir a una ensalada puede utilizar yogur natural desnatado, rebajado con zumo de limón. Se bate bien y se queda una crema suave y baja en calorías. También puede probar con salsa de soja. Añadiéndole alguna especia o hierba aromática que le apetezca.
  8. Para preparar salsas de leche o queso utilice leche desnatada o queso tipo parmesano, que contiene menos calorías y es más aromático. En la preparación de la salsa bechamel emplee aceite de oliva o margarina baja en calorías y leche desnatada.
  9. En la confección de algunos platos que requieran salsa mayonesa, seleccione las que son bajas en calorías.
  10. No compre salsas comerciales porque suelen contener grasas ocultas.

El ejercicio también juega un rol fundamental después de la cirugía bariátrica. Los pacientes ingieren muchas menos calorías inmediatamente después de la cirugía, lo que a veces hace que el organismo reaccione como si estuviera famélico.

En la búsqueda de más energía, el organismo puede comenzar a quemar músculo en vez de grasa. Para evitar esto, es fundamental comenzar a ejercitarse de manera regular tan pronto como sea posible. Esto altera el metabolismo de manera que el organismo comienza a quemar grasa en lugar de músculo. El ejercicio también ayuda a los pacientes a bajar de peso en forma más rápida.

Finalmente, unirse a un grupo de apoyo es una de las mejores cosas que puede hacer un paciente después de la cirugía bariátrica, ya que ésta requiere muchos cambios en el estilo de vida y la conducta, y los pacientes generalmente necesitan el apoyo de sus familiares, amigos y profesionales del cuidado de la salud para ayudarlos a pasar por los momentos difíciles.

blog comments powered by Disqus
TEMAS DE ESTA SECCIÓN
¿Que es la Obesidad?
Tipos de Intervenciones Quirúrgicas
¿Quiénes se benefician de la cirugía para la obesidad?
Su vida después de ser intervenido
Preguntas Frecuentes

Converse sobre el tratamiento con un cirujano bariátrico de su confianza.

Si está considerando una cirugía de bypass gástrico, es importante que comprenda cómo sus hábitos de dieta y ejercicios cambiarán tanto antes como después de la cirugía bariátrica. El único modo de diseñar un plan de cirugía para la obesidad adecuado para usted es hablar con el cirujano, tener consulta con nutricionista y psicólogo, el equipo podrá recomendarle lo mejor para usted.

 
Copyright 2011 | Todos los Derechos Reservados - Cura de la Obesidad